Advertisement
  1. Business
  2. Productivity

Cómo Ser Feliz y Lograr Hacer Más

by
Read Time:10 minsLanguages:
This post is part of a series called Build Your Own Productivity System .
Overwhelming To-Do List? Here's How to Fix It In 2021
How to Stop Procrastinating and Start Working

Spanish (Español) translation by Rafael Castillo (you can also view the original English article)

El problema de pensar "voy a ser feliz cuando..." es que es realmente un camino hacia la infelicidad. Eso es porque mientras caes por debajo de tus metas, te estás diciendo a ti mismo que no deberías ser feliz. Incluso cuando llegas al final de la carretera y consigues lo que querías, puede sentirse como un anti-climax.

El entrenador del éxito Michael Neill explica este acertijo:

El momento en el que fijamos una meta en su lugar, la mayoría de nosotros dejamos de vivir plenamente en este momento y comenzamos a vivir en una serie de comparativos "ahora", donde lo que está sucediendo ahora es evaluado a la luz de cuanto pensamos que estamos haciendo para llegar a nuestro nuevo objetivo. Si pensamos que estamos haciendo progresos, nos permitimos sentirnos bien; si pensamos que estamos todavía demasiado lejos o nunca vamos a llegar allí, nos sentimos inútiles, estresados, presionados, desesperados, frustrados, enojados, y un conjunto de otras emociones que siguen nuestro pensamiento de inseguridad como cachorros con una correa. Así que mientras establecer metas bien nos puede ayudar a alcanzar las metas, son extremadamente contraproducentes como un camino hacia una vida feliz y plena.

¿Qué puede hacer entonces, si quieres una "vida feliz y satisfactoria"? El acertijo de Neill te deja con dos opciones posibles:

  • Deja de fijar metas y chatarra en tu lista de tareas. Obviamente, como estás leyendo un artículo sobre productividad, esto no es particularmente útil. Incluso los monjes - que son el epítome de las personas buscando la satisfacción final — estructuran sus días en diversas tareas.
  • Deja de hacer tu felicidad condicional a alcanzar tus objetivos.

La solución de Neill es la última. Prosigue señalando que cuando eres feliz, trabajas mejor. La felicidad te hace más productivo y así es más probable que logres tus objetivos. Así que ¿por qué no elegir ser feliz cada día, en vez de condicionar tu felicidad en alcanzar tus objetivos?

Para Neill, ser feliz significa estar comprometido creativamente:

He notado que cuando estoy comprometido creativamente, tiendo a hacer un buen trabajo. El buen trabajo a menudo conduce a buenos resultados, y los buenos resultados a menudo conducen a más oportunidades en el mundo.

La aseveración de Neill está respaldada por investigación científica. Los estudios demuestran que un cambio positivo en la vida de una persona — como ganar la lotería, o casarse, afectará su nivel de felicidad por un corto tiempo. Pero a la larga, vas a volver a un nivel de felicidad similar a donde siempre has estado. Como Chris Bailey, autora del blog Un Año de Productividad, explica:

Si esperas ser más feliz porque haces más dinero, pierdes peso, consigues un ascenso o completas más trabajos, la investigación ha demostrado que estás buscando la felicidad en el lugar equivocado.

¿Dado que tus grandes objetivos no están en el lugar adecuado para buscar la felicidad, dónde debes comenzar la búsqueda? Echemos un vistazo a dos estrategias que puedes utilizar para encontrar la felicidad, para que puedas disfrutar tu trabajo todos los días y hacer más. Se trata de atención plena y estar "en la zona".

Mindfulness en el Trabajo

El Mindfulness llegó a los titulares en los últimos meses, se ha convertido en una parte dominante de la vida en Silicon Valley. Google tiene un laberinto de meditación caminando y ofrece a los empleados una gama de cursos de meditación. Las oficinas de eBay incluyen una sala de meditación. Twitter y Facebook también están entrando en el acto.

Los numerosos beneficios del mindfulness, hacen fácil ver por qué es una práctica que está tomando el mundo por la tormenta. Según una guía publicada en colaboración con La Escuela Médica de Harvard, las personas que practican la atención plena:

  • Desarrollan actitudes que contribuyen a una vida satisfecha;
  • Encuentran más fácil saborear los placeres de la vida a medida que se producen;
  • Son más capaces de participar plenamente en actividades;
  • Tienen una mayor capacidad para afrontar las dificultades;
  • Son menos propensos a quedar atrapados en preocupaciones sobre el éxito y la autoestima;
  • Son mejores para formar relaciones profundas con otras personas.

Además de estas ventajas en el estilo de vida, el mindfulness tiene una gama de beneficios para la salud, incluyendo bajar la presión arterial, la reducción de dolores crónicos y un mejor sueño. También puede ayudar con problemas de salud mental, incluyendo depresión, trastornos alimentarios y trastornos de ansiedad.

Afortunadamente, no necesitas trabajar en uno de los grandes de Silicon Valley para darle a tu vida laboral mindfulness. El mindfulness es increíblemente fácil de aprender (aunque lleva toda una vida para ser maestro).

Puedes practicar el mindfulness en cualquier momento. De hecho, es probablemente algo que hagas ahora y otra vez. El mindfulness consiste en prestarle atención a tus pensamientos y sentimientos. Para estar consciente, observa cómo te sientes en este momento. Otra manera de estar consciente es conscientemente centrar toda tu atención en la tarea que estás haciendo. Entre más lo revises contigo mismo o mantengas el enfoque de esta manera, más estás siendo consciente.

Comienza a practicar mindfulness con tareas básicas, como lavar los platos. Centra toda tu atención en la sensación del agua caliente en tus manos, la presión de la esponja en las yemas de tus dedos a medida que limpias los platos. Una vez que logres prestarle atención al lavado de los platos, puedes darle tu atención consciente a cualquier tarea.

Otras formas de ponerle conciencia plena — y felicidad — a tu trabajo incluye:

  • Desacelerando. En lugar de apresurarte en tu trabajo, completa las tareas lenta y metódicamente. Dales tu completo cuidado y atención. Irónicamente, puedes encontrar que desacelerarte te ayuda a que hagas más cosas, ya que estarás menos inclinado a ceder a las distracciones.
  • Toma una descanso en tu trabajo para centrarte en tu respiración. No te fuerces a respirar profundamente, apenas nota la sensación de la respiración cuando inhalas y exhalas.
  • Da un paso atrás de ti mismo. En lugar de preguntar "¿Cómo me estoy sintiendo?" pregúntate "¿Cómo se siente?" Luego responde "Está feliz" o "Deprimido". Al hacer esto, comienza a notar que puedes estar un paso afuera de tus sentimientos. Evitando la palabra "Yo", dejas de identificarte con tus emociones. Tu verdadero ser está más allá de tus sentimientos, y no necesitas ser controlado por cómo te sientes.
  • Cuando estás en una conversación, practica la escucha activa. Concéntrate totalmente en lo que tu interlocutor está diciendo en lugar de permitirte ser distraído por pensamientos sobre los que vas a decir a continuación.
  • Toma cinco minutos para no hacer nada. Durante este tiempo, deja que tu cuerpo se relaje y tus pensamientos paseen. Presta atención a donde te llevan tus pensamientos, pero no los sigas si instan a que tomes acción. Durante tus cinco minutos de no hacer nada, sólo observa.

Una práctica que es similar al mindfulness es entrar "en la zona". Como el mindfulness, entrar en la zona te ayudará a centrarte en tu trabajo y hacer más. Echémosle un vistazo a lo que significa.

Entrar "En la Zona"

Cuando los atletas se desempeñan de la mejor manera, se absorben completamente "en la zona". Su atención entera se centra en el movimiento de su cuerpo, aunque esta atención viene fácilmente y no se siente como trabajo duro. Como un ciclista le dijo a un psicólogo después de completar una montaña de ascenso de siete kilómetros como parte de una prueba:

Estaba totalmente absorto, 110 por ciento; eso era todo lo que me importaba en la existencia entera. Simplemente me asombró cómo podía mantener la concentración tan alta durante tres horas. Yo estoy acostumbrado a que mi mente vague, especialmente bajo presión. Mi cuerpo se sintió genial. Nada, te sientes como si nada pudiera ir mal y nada podrá detenerte o ponerse en tu camino. Estás listo para enfrentar cualquier cosa y no temes cualquier posibilidad que suceda, y esto es simplemente emocionante. Después, no podía bajar, estaba en lo alto. Sentí que quería ir de paseo, montar encima de esa colina otra vez.

Asimismo, las personas creativas pueden encontrarse a sí mismos "en la zona", donde sólo fluye la creatividad. El poeta soldado Lawrence de Arabia, dijo "la felicidad es la absorción" y el psicólogo Rollo puede ponerlo de esta manera:

Cuando estás completamente absorbido o atrapados en algo, te vuelves ajeno a las cosas a tu alrededor, o al paso del tiempo. Es esta absorción en lo que haces lo que libera tu inconsciente y libera tu imaginación creativa.

Entrar en la zona es encontrar la felicidad en tu trabajo. Estar en la zona se caracteriza por:

  • Concentración intensa y enfocada en la tarea;
  • Estar sumergido totalmente en el momento presente;
  • Un sentimiento de tranquila serenidad o éxtasis — tus emociones están más allá de la realidad cotidiana;
  • Claridad interior, sabe lo que hay que hacer, y sabes que lo estás haciendo bien;
  • La pérdida de la conciencia sobre uno mismo — estás tan absorto en lo que estás haciendo, que no te preocupas sobre lo que otros pensarán de ti;
  • Una sensación de poder — te sientes en control sobre lo que estás haciendo.
  • Perder la noción del tiempo. Una hora puede pasar en lo que pensabas que eran sólo unos minutos.

El profesor de psicología húngaro Mihály Csíkszentmihályi llama a este estado de estar en la zona de "flujo". Según la investigación de Csíkszentmihályi, es un estado en el que cualquiera puede entrar, siempre y cuando siga ciertos principios.

Cómo Entrar en un Estado de Flujo

A diferencia de estar consciente, entrar en el flujo no es algo que puedas decidir que harás. Por el contrario, es una experiencia que desciende sobre ti. Un poeta anónimo - que describió entrar en la zona como parte de un proyecto de investigación académica, lo explicó de la siguiente manera:

Es como abrir una puerta que está flotando en medio de la nada y todo lo que tienes que hacer es ir y girar la manija, abrirlo y dejarte hundir en él. No te puedes particularmente forzar a ti mismo a través de él. Sólo tienes que flotar. Si hay alguna fuerza gravitacional, es el mundo exterior tratando de mantenerte detrás de la puerta.

Aunque no puedes controlar cuando caes en el flujo, puedes aumentar tus posibilidades de entrar en el flujo mediante la deformación de tu entorno y las tareas en las que decides trabajar. Aquí está cómo:

Elige una tarea difícil que te interese. Es más fácil entrar en un estado de flujo cuando estás trabajando en algo que es importante para ti, y que te gusta hacer. Si necesitas ayuda para resolver lo que es importante para ti, entonces familiarízate con la matriz de Eisenhower, que te ayudará a lograr tus prioridades.

La tarea que elijas debe ser creativa. Eso no quiere decir que debes ser un artista. No hay necesidad de escribir una novela o pintar un cuadro. Por el contrario, significa que debes gastar tu energía en la búsqueda de una meta significativa, incluso si esa meta es efímera. Por ejemplo, un atleta crea movimiento y energía con su cuerpo. Incluso bombardeando a través de tu correo electrónico podrías ser creativo, como crear una bandeja de entrada vacía.

Dejar de lado un período dedicado a la práctica. Si eres un principiante en la tarea, necesitarás práctica antes de entrar en el estado completo de flujo. El flujo por lo general sólo ocurre cuando se domina una tarea, o sobre el punto de dominarlo. Dicho esto, aún puedes estar consciente mientras practicas y ganas experiencia. Y a veces encontrarás el flujo incluso mientras estás practicando. Por ejemplo, si estás aprendiendo un instrumento musical, puedes encontrarte a ti mismo entrando en un estado de flujo una vez que dominas una canción básica. Por supuesto, tienes que ir más allá de ese estado de flujo para seguir aprendiendo.

Cada vez que te enganches en la tarea, fija metas claras para ti. El flujo se nutre de una sensación de logro. Solo puedes lograrlo si estableces una meta por ti mismo. Un atleta puede apuntarle a completar una pista en un cierto plazo. Un músico puede decidir aprenderse una canción, o escribir una nueva canción. Si estás buscando lograr el flujo en tu vida profesional, tu objetivo puede ser hacer  cinco nuevos contactos por correo electrónico, o escribir una sección de tu plan de negocios. Cuanto más específico sea el objetivo, mejor. El objetivo también debería ser algo que está en tu control para ser logrado. "Vender cinco widgets" no es una meta sobre la que tengas el control. "Hacer llamadas a 20 compradores potenciales de widgets" lo es. Para más consejos a profundidad sobre establecer metas apropiadas, revisa nuestro artículo sobre objetivos SMART.

Establece un tiempo en el que estarás libre de interrupciones. Este debe ser apropiado para la tarea y debe ser un mínimo de quince minutos. Cuanto más tiempo pases absorto en una tarea, es más probable que entres en un estado de flujo. Permitirte varias horas a ti mismo es ideal.

Una vez que empiezas a trabajar en la tarea, enfócate totalmente en lo que estás haciendo. Practicar mindfulness ayudará aquí. También puedes utilizar la técnica Pomodoro para mantener tu enfoque afilado como una hoja de afeitar.

Relaja tu cuerpo en el flujo. La ansiedad - incluso la ansiedad contenida en tu cuerpo - reduce tus posibilidades de entrar en el estado de flujo. Antes de empezar a trabajar, o cuando necesites unos momentos de pausa, céntrate conscientemente en la respiración. Estírate para aliviar la tensión de los músculos. Cuando vuelvas a trabajar, siéntate o párate con buena postura.

Tu Llamada

¿Has probado practicar el mindfulness? ¿Qué técnicas has encontrado que te ayudan a prestar atención?

¿Has entrado alguna vez en un estado de flujo? ¿Qué tareas encuentras que te ayudan a descubrir un estado de flujo?

Recursos

Crédito Gráfico: Happy diseñado por Megan Sheehan de Noun Project.

Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.