Advertisement
  1. Business
  2. Email Marketing

¿Sobre qué deberías escribir? ¿Cómo generar ideas para tu email marketing?

Scroll to top
This post is part of a series called Email Marketing Jumpstart.
How to Find Out What Your Email Subscribers Really Want
What Makes Readers Click Buy? The Secrets to Great Sales Emails

Spanish (Español) translation by Eva Collados Pascual (you can also view the original English article)

Cualquiera que parte de su trabajo sea escribir, ya sea de correos electrónicos, textos para la web o informes, en algún momento tendrá que sentarse frente a su ordenador y preguntarse "¿sobre qué debería escribir?"

En el mejor de los casos, la pregunta en sí suscitará ideas y te encontrarás con palabras que van deslizándose entre tus dedos. En el peor, generará el bloqueo del escritor, y podrás estar durante horas haciéndote la pregunta sin conseguir plasmar nada en la página.

El email marketing es más eficaz cuanto mayor sea la frecuencia con la que envías los mensajes. Por tanto, necesitas una estrategia que mantenga el síntoma de bloqueo del escritor alejado y que te asegure un flujo constante de nuevas ideas. Es en esta situación en la que quiere resultar útil este tutorial. Hemos preparado una guía paso a paso que te ayudará a generar ideas de forma continua para tu email marketing.

Hemos puesto los pasos en un orden específico porque es el formato que sigue nuestro tutorial. Pero en esencia el proceso de generación de ideas es creativo, y la creatividad normalmente no sigue un flujo puro y lineal. Es un proceso desordenado y caótico. Así que, no tienes por qué seguir estos pasos en un orden específico. Simplemente prueba lo que te atraiga más, y comprueba si funciona. Si no es así, inténtalo con un paso diferente.

¿Preparado para seguir? ¡Entonces vamos!

Paso 1: Decide el tipo de correo electrónico que enviarás

Antes de decidir sobre qué escribir, es buena una idea decidir el tipo de correo electrónico que enviarás. En un artículo previo, destacamos cuatro tipos principales de correo electrónico:

  • Promociones y ofertas
  • Newsletters y sumarios informativos
  • Correos esencialmente de comunicación
  • Correos electrónicos para construir o consolidar relaciones

Tener claro el tipo de correo electrónico que vas a escribir tiene dos ventajas principales desde el punto de vista creativo.

Primero, la creatividad funciona mejor con limitaciones. Como el periodista de neurociencia Jonah Lehrer explica en su libro Imagine: How Creativity Works ("Imagina: cómo funciona la creatividad"):

Las restricciones desatan la imaginación. Al caminar con grilletes rompes los moldes.

Los "grilletes" que formen parte del tipo de correo electrónico que elijas impulsarán tu habilidad para explorar ideas creativas.

En segundo lugar, al elegir un tipo de correo electrónico te ceñirás a una estructura específica con la que trabajar. Esta estructura te proporcionará unas bases para tu creatividad.

Otra forma de establecer límites es dedicar cada correo electrónico que envíes a un tema en exclusiva (esto funciona con todos los tipos de correos electrónicos a excepción de los boletines/sumarios). Haciéndolo así tu correo electrónico estará más enfocado, y por tanto obtendrás mejores respuestas de tus lectores. También te proporciona un mayor suministro de correos electrónicos a enviar, ya que cada nueva idea requerirá su propio nuevo email.

Paso 2: Pregúntate: ¿Cómo puedo ser útil?

Una vez hayas puesto límites al tipo de correo electrónico que vas a enviar, pregúntate: ¿qué es lo más útil que puedo hacer por mis suscriptores?

Correos electrónicos útiles:

  • Ayuda a tus suscriptores a resolver problemas concretos, o a lograr objetivos específicos.
  • Escribe con un lenguaje claro y directo, evita las explicaciones sin sentido.
  • Haz que tus suscriptores deseen abrir todos tus correos electrónicos.

¿No estás seguro de qué puede ser útil para tus suscriptores? Pues pregúntaselo. Tenemos una guía para crear encuestas por email.

Y si todavía estás creando tu lista de suscriptores, siempre puedes hacer un sondeo previo sobre tu público objetivo.

Paso 3: Crea un archivo con ejemplos inspiradores de buenos correos electrónicos

¿Sabías que la mayoría de las historias en las obras de Shakespeare ya habían sido contadas? Shakespeare las cogió prestadas de otra gente y las hizo propias.

Puedes hacer lo mismo con tus correos electrónicos. Suscríbete a tantas listas diferentes de correo electrónico como te sea posible. Cuanto más amplio sea el rango, mejor. Suscríbete a actualizaciones de blogueros, autores, tiendas online, a los correos electrónicos de tu peluquería local. Cuantos más, mejor.

Si quieres evitar abarrotar tu bandeja de entrada, puedes configurar filtros en Gmail, crea una cuenta solo para tus suscripciones, o usa un servicio de correo electrónico como Mailnator.

Una vez te hayas suscrito, observa los correos electrónicos que provocan una reacción. Podrían hacerte sentir curioso o enfadado. Podrían hacerte reír. Cualquier reacción es buena.

Cuando te observes a ti mismo reaccionando a un correo electrónico, guárdalo en un archivo de inspiración. Puedes crearlo usando un documento para procesar textos, una nota de Evernote, una carpeta o en archivos de texto simple. Lo importante es construir una colección de correos electrónicos que puedas transformar cuando necesites inspiración.

Tal y como el artista Austin Kleon dice:

Empieza copiando lo que amas. Copia, copia, copia, copia. Al terminar de copiar te encontrarás a ti mismo.

Por supuesto, nunca debes copiar directa o literalmente los correos electrónicos de tu archivo de inspiración. En cambio, úsalos como inspiración para:

  • La estructura. El poder de cualquier pieza escrita, incluidos los emails, reside con frecuencia en su estructura. Cuando un correo electrónico conecte contigo, podrías imitar su estructura, y cambiar el contenido.
  • El tono. Podría ser grave, inteligente, atrevido u optimista. Busca tu propia voz experimentando con las de otras personas.
  • La temática. ¿Necesitas ideas sobre de qué escribir? Encontrarás un montón en tu archivo de inspiración.

Hablando sobre la temática, cuando estés decidiendo a qué listas de correo electrónico suscribirte, asegúrate de que estás suscrito a tantas como puedas dentro de tu industria o nicho. Recogerás gran cantidad de ideas para compartir. Y lo que es aún más importante, advertirás los puntos ciegos de otros en tu sector. Cuando veas lo que les falta, podrías llenar esos boquetes con tus correos electrónicos.

También cabe señalar que los correos electrónicos más interesantes suelen contar una historia. Esto es especialmente cierto en el caso de que estés escribiendo correos electrónicos para construir relaciones. De la misma manera que has creado tu archivo de correos electrónicos inspiradores, construye un banco de historias y mantenlo bien repleto de relatos sobre tu vida cotidiana. Historias incluso simples, como un meme que hayas descubierto en tu muro de Twitter, pueden ser suficiente para dar con una idea que genere un correo electrónico completo.

Paso 4: Observa qué funciona, y haz más de lo mismo

Una de las principales ventajas del email marketing es que puedes rastrear cuánta gente abre tu correo electrónico y hace clic en los enlaces que éste contiene.

Haciendo un seguimiento de las aperturas y los clics, puedes descubrir los tipos de correo electrónico que a tus lectores les gusta más recibir. Puedes utilizar lo que aprendas para generar nuevas ideas. Si un tema en particular o un tipo de correo electrónico está generando muchas aperturas, podrías enfocar tus nuevas ideas alrededor de él.

Si tienes un blog, también puedes consultar las estadísticas de tu blog para ver qué artículos son los más populares entre tus lectores. Vuelve a elaborar estos temas en nuevos mensajes de correo electrónico.

Paso 5: Utiliza estas estrategias de generación de ideas

Los escritores y pensadores de negocios han desarrollado algunas grandes estrategias para la producción de ideas sobre bases consistentes. Aquí tienes algunas que estamos seguros encontrarás útiles cuando escribas tu correo electrónico.

La técnica de la estantería

¿Atascado en la búsqueda de un tema sobre el que escribir? Es una forma realmente rápida para empezar.

Dirígete a tu biblioteca y busca a través de los lomos de tus libros. ¿Qué temas tratan? Evidentemente son temas que te interesan, por tanto probablemente tendrás mucho que decir sobre los mismos. Y si necesitas más inspiración, siempre puedes releer y profundizar en uno de ellos.

La técnica de la biblioteca fue creada por el consultor de desarrollo personal Chris Payne. Payne, explica por qué esta técnica es tan poderosa:

A menudo, olvidamos lo que sabemos y lo que nos interesa. Y cuando revisamos nuestra biblioteca, lo volvemos a recordar. ¿Al echar un vistazo general, observas algún patrón? ¿Qué temas predominan en tus libros? Utilízalos como inspiración para crear contenido.

Payne aún va más lejos y comenta que estos libros "te recordarán acontecimientos de tu vida sobre los que podrías escribir. Historias a las que podrías hacer referencia. Citas que podrías utilizar".

Y una vez que tengas una idea que haya sido inspirada por un libro, chispearán otras ideas.

Puedes incluso aplicar la técnica de la biblioteca en tu lector RSS personal. Mira a través de los blogs a los que estás suscrito. Esto te recordará tus intereses. Y podrás citar los blogs a los que estás suscrito.

Usa un generador de ideas arbitrarias

¿Todavía estás atascado buscando ideas después de consultar tu biblioteca?

Entonces lánzate más allá de una visión limitante y parte de una idea totalmente azarosa. Hay un montón de generadores online de ideas aleatorias, incluyendo este.

Tal vez te estés preguntando "¿cómo va a ayudar un tema aleatorio a mis suscriptores?" La respuesta es que probablemente no funcione. Pero igualmente, aquello sobre lo que escribas no será aleatorio. Cuando empieces con una idea al azar, acabarás vinculándola con tu propia experiencia, conocimientos y sabiduría. Y verás todo esto a través de la nueva visión, bajo la nueva luz, que te ofrece la idea arbitraria, y podrías pasar esta nueva perspectiva a tus suscriptores de correo electrónico.

Establece un contingente de ideas

Para utilizar esta técnica, reúne alrededor de 100 ideas para tus boletines de correo electrónico. No te detengas hasta que hayas llegado a 100 y anota cada una de ellas, no importa lo malas que sean.

¿Por qué funciona esto? Porque te guía a través de lo obvio hasta encontrar lo extraordinario. Te obliga a exprimir tu imaginación.

Como consultor creativo Michael Michalko nos explica lo siguiente:

El primer tercio (de las ideas que generes) serán el mismo tipo de ideas antiguas que solías obtener. Estas ideas son las respuestas familiares y seguras que descansan en la parte más consciente de tu mente y por tanto, son las que primero te vienen a la cabeza de forma natural. El segundo tercio será más interesante y el último ya te proporcionará más nuevos conocimientos, curiosidades y complejidades porque ahora habrás exprimido tu imaginación.

Michalko continúa:

Disponer de un cupo te permite generar alternativas más imaginativas que no obtendrías de otra manera.

Escritura libre

Cuando te empiezan a llegar ideas, te podrías descubrir censurándote a tí mismo. Diciéndote: "no puedo utilizar esa idea, no es suficiente".

El consultor de negocios Mark Levy explica que esto lo provoca tu editor interno. En palabras de Levy:

El "editor interno" es una metáfora que utilizo para describir esa voz interior o la parte de nuestro cerebro que conforma lo que decimos y escribimos para que otros piensen que somos inteligentes y coherentes. Nuestro editor interno es importante. Ayuda a la sociabilidad, pero te lo pone difícil cuando estás tratando de llegar a una solución singular o personal.

¿Cómo te pone obstáculos tu editor interno? Porque tiene demasiado poder. No solo bloquea las malas ideas. Bloquea todas las ideas.

A menos que encuentres un atajo para esquivarlo, el editor interno bloqueará tu pensamiento porque quiere que seas consistente.

Afortunadamente hay una forma de evitar al editor interno. Anota tus malas ideas, entonces descubrirás lo que se esconde tras ellas.

La técnica de Levy para superar a tu editor interno es la escritura libre. Aquí te explicamos cómo funciona:

Es muy sencillo. Escoge un problema y escribe durante siete minutos tan rápida e impulsivamente como te sea posible. Configura un temporizador. Nadie verá lo que estás escribiendo. No tengas miedo de a dónde te pueda llevar. Puedes mostrarte en desacuerdo contigo mismo, ser contradictorio, ignorar los signos de puntuación. Escribe sobre cuándo o cómo descubriste el problema, las trabas que has encontrado… ¡Lo que sea! Escribe tan rápido como puedas porque como Ray Bradbury dijo, "en la rapidez, está la verdad".

Recoge citas populares

Las citas son excelentes puntos de partida para empezar los correos electrónicos, y existen un montón de lugares online donde puedes recogerlas. Goodreads ordena citas según su popularidad, así que podrás encontrar citas de calidad rápidamente, mientras que The Quote garden (El jardín de citas) las organiza según categorías.

Haz todo lo que puedas para comprobar que tus citas son auténticas (como Abraham Lincoln dijo una vez, "el problema con las citas de internet es que  no siempre puedes confiar en su exactitud.")

Ahora, escribe tus correos electrónicos

Usando las técnicas que has aprendido en este tutorial, descubrirás que tienes un flujo sin fin de ideas sobre las que escribir en tu correo electrónico. Ahora venga, ¡a escribir!

Advertisement
Did you find this post useful?
Want a weekly email summary?
Subscribe below and we’ll send you a weekly email summary of all new Business tutorials. Never miss out on learning about the next big thing.
Advertisement
Start your 7-day free trial*
Start free trial
*All Individual plans include a 7-day free trial for new customers; then chosen plan price applies. Cancel any time.