Advertisement
  1. Business
  2. Management

7 herramientas clave para entrenar a tu equipo directivo

by
Read Time:9 minsLanguages:
This post is part of a series called Coaching Your Team.

Spanish (Español) translation by Carlos (you can also view the original English article)

Si has leído algún artículo sobre negocios en los últimos años, probablemente hayas encontrado artículos que describen al gerente como un entrenador. Si eres un gerente, quizás esa idea te parezca un poco extraña. Para la mayoría de nosotros, un negocio no es un deporte, es una forma de ganarse la vida.

Pero si analizas la metáfora con más detenimiento, realmente tiene sentido, como lo señala la revista Entrepreneur: «Un gerente le enseña a alguien a realizar algo, como las tareas cotidianas de su trabajo y un entrenador va un paso adelante para ayudar a un individuo a alcanzar todo su potencial y maximizar los resultados positivos». Si eres un gerente, entonces eres un entrenador.

¿Cómo ser tanto un gerente como un entrenador?

La idea de un gerente como entrenador sugiere que estás preparando a los miembros de tu equipo para un juego. Y un negocio, a fin de cuentas, es un negocio. Posiblemente sientas una desconexión entre la gestión y el entrenamiento. Pero los deportes y los negocios no son tan diferentes como pueden parecer a primera vista.

Imagínate como el entrenador de un equipo deportivo de una liga para adultos. Has estado practicando tu deporte desde que eras un niño, y eres excepcionalmente bueno en ello. Conoces todo sobre la liga, porque has jugado en ella durante años. ¿Hay un juego fuera de casa? Sabes exactamente a dónde te diriges y qué esperar cuando llegues allí. ¿Jugarás contra un equipo rival la semana que viene? Ya conoces sus fortalezas y sus debilidades y cuentas con una estrategia sólida para ganar.

¿Pero quién está en tu equipo? Tal vez tus jugadores no hayan jugado tu deporte durante años, o incluso pueden ser nuevos en él. Quizá hayan escuchado o leído sobre las ligas de adultos, pero nunca se involucraron. Posiblemente no sepan leer las fortalezas o debilidades de los otros equipos, o que no tengan idea de lo que significa jugar en el campo de alguien más. Todo lo que saben es que están en un equipo, están jugando un deporte en particular, y quieren ganar.

Para conducir de manera eficaz a tu equipo, tendrás que dirigir a tus jugadores. Pero también deberás alentarlos, motivarlos, apoyarlos... entrenarlos.

Para conducir de manera eficaz al equipo de tu empresa, debes hacer muchas de las mismas cosas que un entrenador deportivo, pero en un contexto diferente. Como entrenador de una empresa tienes un número de trabajos críticos y bastantes herramientas estratégicas para que realices esos trabajos de la manera más efectiva posible. Es importante conocer bien estas herramientas. A continuación hay siete herramientas tácticas para dominar y que mejorarán la eficacia de tu entrenamiento empresarial.

1. Conoce a tus jugadores

¿Qué aporta cada jugador al juego? ¿Dónde están sus puntos fuertes? ¿Cuáles son sus retos? ¿Qué los motiva y qué socava su confianza? ¿Son confiables bajo estrés, o están en su mejor momento cuando las cosas están calmadas y bajo control?

Herramientas

Existe una amplia variedad de herramientas disponibles para conocer a los jugadores de tu equipo. Estas van desde el sentido común hasta pruebas formales, y pueden incluir ambas.

Con el sentido común, sabes que un universitario recién graduado es poco probable que tenga una amplia experiencia en tu industria en particular y, por lo tanto, uno de sus desafíos puede ser su falta de conocimientos específicos de la industria.

Las pruebas formales de personalidad también pueden revelar que el mismo miembro del equipo probablemente sea impulsivo, esté motivado por el reconocimiento público y pueda tener dificultades para trabajar bien con individuos lentos y metódicos.

2. Ten objetivos y metas

En los deportes, evidentemente, tu objetivo es ganar cada juego. Pero sabiendo que es improbable que ganes cada juego, necesitas objetivos más pequeños que tu equipo pueda alcanzar con una cantidad moderada de esfuerzo. Quizá desees alcanzar un cierto marcador, o completar con éxito una estrategia en particular. Incluso si no ganas el juego, puedes señalar éxitos que generen confianza y espíritu de equipo.

Herramientas

«Tener objetivos y metas» es otra manera de decir «necesitas una estrategia». Y la planificación estratégica es un procedimiento tradicional para el que existen muchas herramientas.

Dependiendo de tu industria y de la función que desempeñe tu equipo dentro de la empresa, tal vez quieras acceder a herramientas que posibiliten establecer objetivos de ventas incrementales, hitos de proyectos, objetivos financieros u otros puntos de referencia que permitan a los miembros de tu equipo ver y celebrar el éxito.

3. Crea el entorno adecuado para el éxito

Si tu equipo está practicando en un campo lleno de baches y malezas, y los otros equipos están practicando en un césped preparado, tienes un problema. Tu equipo necesita las herramientas y los recursos para tener éxito, y eso puede significar capacitación, software, materiales de marketing, muestras o estrategias.

Herramientas

Sabes lo que los miembros de tu equipo requieren para tener éxito, porque conoces tu negocio y conoces a tu competencia. En ocasiones puedes proveer esas herramientas dentro de tu propio departamento, pero con la misma frecuencia deberás trabajar con otros gerentes y departamentos para asegurarte de que tienes lo que necesitas.

Quizá necesites presentar una propuesta para obtener nuevas computadoras, software, publicaciones, muestras u otras herramientas, y eso significa recibir ideas de los miembros de tu equipo para presentar esa propuesta.

4. Ofrece retroalimentación

Si alguna vez has sido entrenado, sabes que los comentarios son absolutamente críticos para mejorar. ¿Qué hiciste bien? ¿Qué hiciste mal? ¿Cómo puedes mejorar el rendimiento? Naturalmente, ofrecer y recibir retroalimentación es un arte en sí mismo.

Herramientas

Según Inc.com, «El objetivo real de la retroalimentación, incluso la negativa, es mejorar el comportamiento de la otra persona para obtener lo mejor de toda la organización».

Probablemente ya lo sepas, pero no estás seguro de cuál es la mejor manera de ofrecer una retroalimentación negativa que también sea constructiva. En resumen, las reglas son simples:

  • Proporciona retroalimentación de manera inmediata y en pequeñas cantidades.
  • Escucha activamente las respuestas de tu empleado.
  • Sugiere pasos claros para mejorar.
  • Implementa un proceso de seguimiento y de apoyo a los cambios positivos

5. Responde a los comentarios

Ningún entrenador es perfecto, y habrá ocasiones en las que deberás escuchar y responder a los miembros de tu equipo cuando te digan que algo no funciona bien. Con frecuencia, los miembros del equipo no solo te dicen cuál es el problema, sino que también ofrecen ideas viables para una solución.

Herramientas

Flexibilidad, perspectiva, una mente abierta y un fuerte sentido de tu propio valor son herramientas importantes para escuchar y responder positivamente a la retroalimentación de los empleados. A menudo, la retroalimentación es extremadamente útil, pues es una oportunidad para entender cómo están funcionando tus ideas en la práctica, donde tus empleados pasan sus días de trabajo.

En ocasiones, por supuesto, los comentarios pueden ser negativos, y ahí es donde la perspectiva es más crítica. Si puedes escuchar, ver las cosas desde el punto de vista de tu empleado y responder sin enojo, vas por muy buen camino.

6. Maneja los conflictos entre tus jugadores

Como sabrás, en cualquier tipo de equipo, los miembros no siempre se llevan bien. No solamente algunos jugadores del equipo suelen intimidar a otros, sino que algunos miembros tienden a quedarse atrás y permiten que otros hagan el trabajo. Dependerá de ti ver los problemas interpersonales, entenderlos y desarrollar procedimientos para mejorar las relaciones y evitar problemas futuros.

Herramientas

El Houston Chronicle describe varios métodos bien establecidos para manejar conflictos; cada uno de ellos tiene su lugar, dependiendo de las circunstancias del conflicto. Estos incluyen:

  • Ser complaciente. En algunos casos, el método de acción más efectivo es darle al empleado lo que desea. Por ejemplo, un empleado que se queja de un compañero ruidoso simplemente puede ser trasladado a un lugar diferente.
  • Colaborar. En lugar de elegir entre lo correcto y lo incorrecto, pide a las personas que están en conflicto que trabajen juntas, brindando su mejor esfuerzo.
  • Evitar. De vez en cuando, surgen problemas que se resolverán por sí mismos sin ninguna intervención. Cuando ese sea el caso, porque el asunto está limitado por cuestiones de tiempo, el empleado será transferido, o alguna otra resolución está próxima, la mejor opción sería esperar.
  • Comprometerse. ¿Puedes resolver el conflicto dando a cada individuo parte de lo que quiere? Por ejemplo, podría ser posible dar igual acceso a un recurso que demandan dos empleados en diferentes momentos.
  • Competitivo. ¿De quién es la mejor idea? Para descubrirlo, algunos directivos piden a los individuos en conflicto que investiguen y presenten sus ideas para que puedan seleccionar la opción con más probabilidades de éxito.

7. Motiva y apoya a tu equipo

En los deportes, las charlas en los vestidores y las porristas ayudan a los miembros del equipo a mantenerse optimistas y entusiasmados con su juego. En la empresa, eres el principal motivador y animador del equipo, la persona que anima cuando un miembro del equipo tiene éxito, hace que el equipo siga adelante y aplaude incluso un éxito parcial.

También eres la persona que representa al equipo ante la alta dirección cuando están recibiendo menos de lo que les corresponde en cuanto a recursos o compensaciones.

Herramientas

Existe una diferencia entre el falso optimismo y el apoyo real y entusiasta. Según la revista Entrepreneur, «Los comentarios positivos fortalecen el desempeño. La gente normalmente hará un esfuerzo adicional cuando se siente reconocida y apreciada». En tu función de motivador e impulsor, tienes una serie de herramientas a tu disposición para aprovechar y dar una respuesta positiva. Muchas son simples:

  • Inicia las reuniones del equipo con felicitaciones a los miembros individuales que han logrado objetivos específicos.
  • Asegúrate de que los logros del equipo sean reconocidos en los boletines corporativos.
  • Celebra los hitos con reconocimientos especiales que pueden ir desde almuerzos para el equipo hasta trofeos, placas e insignias.

Mientras tanto, asegúrate de estar al tanto y de responder a cualquier problema que surja, como un sistema de bonificaciones injusto, la falta de recursos o expectativas poco realistas provenientes de la alta dirección o de otros departamentos.

Juntando tus herramientas de entrenamiento

Si esta lista de «lo necesario» parece terriblemente larga, ¡lo es! Eres el entrenador de un equipo, y tu equipo depende de ti. Muchas de las herramientas que usarás, no obstante, pueden ser ya muy familiares para ti.

Si has entrenado a un equipo real, o has sido entrenado como miembro de un equipo, probablemente ya has ofrecido y recibido una retroalimentación bien elaborada. Quizá hayas resuelto conflictos entre los miembros del equipo. Incluso puede que hayas creado o seguido una estrategia de equipo, o que hayas motivado a un equipo con la promesa de recompensas interesantes.

A medida que incorpores algunas de tus habilidades existentes al ámbito de la administración de empresas, también puedes recurrir a la experiencia y el consejo de otros que han estado antes que tú y que han perfeccionado algunas de las herramientas que utilizarás. Tanto si tienes un mentor empresarial como si estás explorando otros recursos, es bueno saber que no estás solo en esto: mucha gente ha preparado el camino que estás recorriendo.

Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.