Cyber Monday Sale 40% off unlimited courses & creative assets! 40% off unlimited assets! Save Now
Advertisement
  1. Business
  2. Freelance

Guía básica para principiantes sobre los derechos de autor en el trabajo independiente

by
Read Time:8 minsLanguages:

Spanish (Español) translation by Elena Pari (you can also view the original English article)

Como profesional creativo, tu trabajo por lo general está gobernado por la Ley del Derecho de Autor o copyright.

No es exactamente un tema con el que los clientes están familiarizados, así que debes priorizar la experiencia práctica. No necesitas un título en leyes para saber las aplicaciones de la Ley del Derecho de Autor en tu rubro particular, pero nunca está demás tomar una clase o dos sobre este tema.

Por si acaso, no soy abogado. Definitivamente deberías hablar con un profesional de las leyes respecto a los detalles de tu propia situación porque nadie que ofrezca consejo por internet va a estar familiarizado con ellos. Además, la Ley del Derecho de Autor varía radicalmente de un país a otro.

En este artículo me concentraré en la Ley del Derecho de Autor de Estados Unidos. Existen coincidencias en la mayoría de países, pero asegúrate de saber exactamente lo que aplica en tu área. La propiedad intelectual, particularmete el derecho de autor, puede significar mucho dinero, así que asegúrate de tener la información correcta.

Sin embargo, te puedo ofrecer un punto de partida respecto a lidiar con preguntas sobre el derecho de autor.

Los fundamentos del derecho de autor

Como creador de una obra tienes derecho a obtener los beneficios financieros derivados de lo que has creado. Eso incluye la exhibición de la obra, su reproducción y la creación de trabajos derivados.

La naturaleza de las obras puede ser muy variada: un artículo que hayas escrito y un sitio web que hayas diseñado son ejemplos obvios de lo que puede estar sujeto al derecho de autor.

De acuerdo a la Oficina del Derecho de Autor, se puede proteger los siguientes trabajos:

  • Obras literarias
  • Obras musicales, incluyendo cualquier texto de acompañamiento
  • Obras dramáticas, incluyendo cualquier música de acompañamiento
  • Obras coreográficas y de pantomima
  • Obras pictóricas, gráficas y escultóricas
  • Obras cinematográficas y otros trabajos audiovisuales
  • Grabaciones de sonido
  • Obras arquitectónicas

Sin embargo, las ideas no están sujetas al derecho de autor, ni nada cuya autoría no sea original, como una lista elaborada a partir de documentos públicos. Si intercambias ideas con un cliente y él contrata a otro profesional independiente para implementarlas, desafortunadamente no puedes ampararte en la Ley del Derecho de Autor.

Cualquier nueva obra que crees está protegida automáticamente desde el mometo en el que la pones en medios tagibles (por ejemplo, un artículo o un sitio web) y hasta setenta años después de tu muerte.

Si estás preocupado por el derecho de autor de una obra creada antes de 1978, las cosas comienzan a complicarse. Dependiendo de cuándo fue creada la obra, el derecho de autor puede durar entre veintiocho años y el tiempo de vida del creador más setenta años. Esto se puede complicar porque en varios momentos se solicitaron registros y renovaciones.

Cómo proteger tus derechos de autor

Hoy en día no es necesario, legalmente hablando, registrar tu derecho de autor para hacerlo oficial. Pero, igualmente, si estás en una situación en la que podría haber un juicio respecto a un derecho de autor, puede ser importante registrarlo a través de la Oficina del Derecho de Autor.

En mi experiencia, basta con solo registrar los derechos de autor de las obras susceptibles de enfrentar un problema legal.

Ahora puedes hacerlo en línea por Copyright.gov. Tal vez no resulte práctico registrar el derecho de autor de cada obra creativa que produzcas. Por ejemplo, como escritor independiente, registrar cada artículo que escribo agotaría mis ganancias. En mi experiencia, basta con solo registrar los derechos de autor de las obras susceptibles de enfrentar un problema legal. Sin embargo, esa es una decisión que debes tomar tú mismo.

Existe la creecia de que enviarte por correo una copia del material que quieres registrar y dejar el sobre sin abrir es una especie de derecho de autor de un hombre pobre, que prueba que creaste una obra antes de la fecha estampada en el sobre de la oficina postal. Desafortunadamente, esta táctica no tiene fundamento legal en un juicio sobre derechos de autor. Si te preocupa ser capaz de probar que posees los derechos de autor sobre un trabajo en particular registra los derechos en la Oficina del Derecho de Autor.

Los derechos de autor sobre los que esperan hablar tus clientes

El tipo de derecho de autor exacto que tus clientes esperan depende de la industria en la que trabajes: los editores de revistas esperan opciones diferentes a las de un pequeño negocio cuando contratan a un diseñador web. Si es posible, vale la pena mirar los modelos de contrato válidos en tu industria para enterarse de qué es lo típico.

Una licencia: En la mayoría de los casos, cuando creas un trabajo para un clliente, en realidad estás dándole licencia al cliente para que lo use. Técnicamente puedes poner a disposición del cliente un diseño para su sitio web, pero aún ser el propietario del diseño y tener el derecho a usarlo para otros clientes.

En muchos rubros, la realidad es que a muchos profesionales independientes se les paga mejor por entregar obras únicas, así que esta situación rara vez se da, aun si es legalmente posible.

Derechos específicos: Es más probable que se les pida a los escritores y fotógrafos independientes que firmen contratos para asignarle derechos específicos a un cliente. Por ejemplo, en Estados Unidos, muchas revistas solicitarán First North American Serial Rights, lo que significa que tienenel derecho a ser la primera publicación que imprima tu artículo en el país, después de lo cual el artículo regresará a ti.

Podrás ver derechos de primera impresión británicos, europeos, etc., dependiendo de tu público objetivo. También existen los Derechos de Reimpresión (que le permitirán a la publicación imprimir tu trabajo después de la primera impresión) y Derechos de uso único (que le permitirán a la publicación imprimir tu trabajo solo una vez).

Trabajo por encargo: Cuando completas un proyecto para un cliente, eso se considera trabajo por encargo y el derecho de autor para esa obra es asignado inmediatamente al cliente. Como esos términos significan que tú como profesional independiente no puedes volver a usar ninguna parte del proyecto en una obra futura (como reimprimir un artículo en otra publicación), muchos trabajadores independientes cobran tarifas más altas por cualquier proyecto que sea considerado trabajo por encargo.

Creative Commons: He visto alguna situación ocasional en la que un cliente espera usar una obra bajo la licencia de Creative Commons, como en el caso de publicar un artículo o subir todo un sitio web como Creative Commons.

En su esencia, Creative Commons permite a otros usuarios usar y combinar obras sin necesidad de una licencia específica o de siquiera notificar al creador. Al margen de tu sentimiento general respecto a Creative Commons, debes asegurarte de que estás haciendo lo correcto para tu carrera cuando le entregues algo a un cliente bajo esos términos.

Derecho de autor y contratos

Una de las razones por las que es una buena idea firmar un contrato con cada cliente es que este te da la oportunidad de escribir exactamente qué derecho de autor le corresponde a determinada obra que les etregarás.

Que no te sorprenda si tus clientes no tienen idea ni del contrato ni de la Ley de Derecho de Autor.

Si bien es posible establecer un contrato oral que incluya tu aprobación de asignar el derecho de autor al cliente, como en el caso de un acuerdo de trabajo por encargo, los juicios de derecho de autor parten de asumir que la persona que creó una obra tiene un derecho de autor inherente sobre ella.

Es beneficioso para el cliente definir el derecho de autor por adelantado. Extrañamente, una vez un cliente canceló un proyecto porque insistí en firmar un contrato. Que no te sorprenda si tus clientes no tienen idea ni del contrato ni de la Ley de Derecho de Autor. Depende de ti asegurarte de que ambos logren un acuerdo equitativo por escrito.

Cuando en tu trabajo utilizas material cuyo derecho de autor le corresponde a otra persona

Como profesional independiente debes estar al tanto de otro aspecto del derecho de autor. Si quieres usar en tu trabajo material que ya está sujeto a derechos de autor, asegúrate de seguir correctamente todos los procedimientos; si no, tendrás que limitarte a usar los materiales disponibles bajo la licencia de Creative Commons o que sean de dominio público.

Como mínimo indispensable necesitas el permiso por escrito para usar el material que ya ha sido registrado por otra persona. Para estar seguro, debes dejar claro para qué cliente y para qué trabajo usarás su obra. Muchos creativos pedirán un pago a fin de ceder la licencia de su obra (¿tú no lo harías?) y deberás negociar una tarifa justa.

Muchos sitios de stock comprimen estos derechos y pueden otorgar una licencia para usar el trabajo de determinadas fotos o archivos de sonido sin tener que hablar directamente con el creador. Asegúrate de leer detenidamente los acuerdos de licencias y de hacer cualquier pregunta que tengas antes de realizar el pago. Algunos acuerdo limitan dónde, cuándo y cuántas veces se puede usar el trabajo creativo.

Si bien no tienes que ser un defensor acérrimo del derecho de autor, la mayoría de los profesionales independientes tienen historias de horror sobre clientes que de alguna manera quieren que infrinjan los derechos de autor de otras personas. La Ley de Derecho de Autor es un poco complicada, así que tus clientes pueden tener una justificación para tales sugerencias.

Igualmente, no permitas que alguien piense que cualquier tipo de infracción del derecho de autor fue tu idea. Edúcate a ti mismo sobre las alternativas que puedes ofrecerles a tus clientes, de manera que ambos se eviten problemas.

Trata a otros propietarios del derecho de autor como te gustaría que te traten a ti. Respeta la propiedad sobre su trabajo y podrás manejar la mayoría de situaciones que se presenten.

Descargo de responsabilidad

Siempre debes buscar asesoría financiera independiente y leer minuciosamente los términos y condiciones relativos a seguros, impuestos, asuntos legales o financieros, servicios o productos. El propósito de este artículo es solo servir de guía.

Crédito de la foto: Algunos derechos reservados por PixelsAway.

Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.