Advertisement
  1. Business
  2. Freelance

Estableciendo Contratos para Tu Trabajo de Independiente

by
Read Time:12 minsLanguages:

Spanish (Español) translation by RRGG (you can also view the original English article)

Soy afortunado. He estado trabajando como independiente por diez años, y nunca he tenido un cliente que ha fallado al pagar, radicalmente cambia la visión de un proyecto, o de otra manera me descontrola. Pero escucho más historias de horror todo el tiempo de independientes que son mis compañeros.

El antídoto para muchos de estos escenarios de pesadilla es un buen contrato, pero dibujar uno no es tan simple. Eres un independiente, después de todo, no un abogado (si eres un abogado independiente, estás de suerte, ¡y no tienes que leer más!).

Así que en este tutorial te llevaré a través del proceso de crear un contrato sólido que establecerá claramente las expectativas y te protegerá si las cosas van mal.

Empezaremos por ver lo que hace un contrato y por qué es importante, y después te llevaré a través de unas áreas claves en las cuales enfocarnos, y te apuntaré a algunas plantillas útiles y recursos alrededor de la web.

Soy un escritor, no un abogado, así que no te puedo dar un consejo legal específico. En cualquier caso, los detalles de lo que deberías poner en un contrato varían ampliamente dependiendo del tipo de trabajo que hagas y la naturaleza particular de cada acuerdo. Lo que puedo hacer es establecer algunos pasos generales que puedes seguir para crear cualquier contrato de independiente, sea que seas un diseñador independiente, fotógrafo, programador, o un independiente en otro campo.

1. Lo Que Hace Un Contrato, Y Por Qué Siempre Necesitas Uno

El propósito principal de un contrato es establecer los detalles del trabajo que estás haciendo, y protegerte tanto a ti como a tu cliente si las cosas van mal.

Protegiendo A Ambas Partes

Si el cliente se niega a pagar, por ejemplo, o dice que el precio que acordaron es mucho más bajo que el que realmente era, tendrás una pequeña oportunidad de retarlo si no hubiese un contrato en orden. Con un contrato, en la otra manera, todo está claro. Incluso si realmente no tomas una acción legal, el riesgo de ello podría ser suficiente para resolver la mayoría de las disputas.

Desde el punto de vista del cliente, el contrato señala cuál trabajo se espera que hagas, y les da un recurso por si no haces lo que está en el acuerdo. Aunque por supuesto harás un gran trabajo, necesitarás prestar atención a esta parte del contrato, y asegurarte que con lo que te estás comprometiendo es razonable y claramente definido. Más de esto más tarde.

El contrato también hace cosas como aclarar quién es "dueño" del trabajo después de que sea creado, por ejemplo, el que tiene los derechos de autor u otros derechos de propiedad intelectual o cualquier trabajo que crees - de nuevo, más de esto más tarde.

Estableciendo la Claridad

Aunque el propósito principal de un contrato es proteger ambos lados en caso de una disputa, un beneficio extra es que proporciona una claridad más grande sobre lo que están esperando ambas partes.

Este beneficio extra realmente ha sido el principal beneficio de los contratos para mí personalmente. Uno de los problemas principales en el trabajo de independiente es encontrar clientes con expectativas poco claras o poco realistas. Un contrato establece los blancos y negros de lo que quiere el cliente exactamente, y lo que deberías esperar. Puede ponerle una bandera a los problemas temprano, salvándote de un mundo de dolor más adelante.

Así que incluso si nunca decides tomar acción legal basado en tu contrato independiente, simplemente tener este gran nivel de claridad hace que valga la pena dibujar uno.

2. Cómo Crear un Contrato

Así que sabes lo que logra un contrato, y por qué es importante tener uno. ¿Cómo haces para crear uno?

Muchas veces, los clientes te darán un acuerdo que hayan usado antes. Pero si queda en ti proporcionar uno nuevo, podría ser difícil saber por dónde comenzar.

Tipos de Contratos

Primero que todo, necesitas entender cuál tipo de contrato usarás. Existen muchas variaciones, pero los tres tipos más comunes son:

  • un contrato para una sola pieza de trabajo de una sola vez.
  • un contrato para trabajo continuo, con un precio acordado para cada tarea completada.
  • un acuerdo retenedor

En el primer caso, querrás que el contrato sea bastante específico sobre lo que comprende el contrato, lo que necesitarás del cliente, lo que enviarás, cuándo lo enviarás, cuál será el pago, y como se estructurará.

En el segundo caso, los detalles podrían no ser tan específicos, porque tanto tú como el cliente querrán dejar algo de lugar para los cambios en el tiempo (más tareas o menos, diferentes tipos de trabajo, diferentes escalas de tiempo). Lo que es importante en este caso es que decidas cuáles elementos del trabajo serán arreglados.

Podrías incluir los precios para diferentes tipos de trabajo, por ejemplo. O si las tareas varían mucho, quizás establecer un monto mínimo para cada tarea, con precios que acordar para proyectos más largos. Podrías querer establecer un número mínimo y máximo de tareas (u horas de trabajo) por semana o por mes. La idea es dejar espacio para la flexibilidad, pero también establecer algunos parámetros en las cosas que son más importantes.

Con un acuerdo retenedor, te harás disponible para trabajar para el cliente cuando se necesite, con un pago regular de devolución. Si eres un diseñador web, por ejemplo, y el cliente continúa volviendo a ti preguntando por muchos cambios para el sitio, podrías tener un acuerdo retenedor en vez de cobrar cada cambio individualmente. Así que te pagan un monto acordado por mes, y trabajas en los proyectos mientras se necesite. Obtendrás un flujo de ingresos regular, predecible, y el cliente obtendrá tu continua disponibilidad.

La clave aquí es enfocarte en el alcance. ¿Exactamente cuánto trabajo está incluido en el acuerdo retenedor? Establece un límite en términos de horas por semana, o cualquier medida que tenga sentido en tu caso. Es crucial ser claro en este límite, para que no te encuentres sobrecargado con más y más trabajo para el mismo precio retenedor establecido.

Decide en Tu Aproximación

Una vez que hayas establecido cuál tipo de contrato estás preparando, deberás decidir cuál aproximación tomar para crear algo adecuado.

La mejor aproximación es contratar un abogado para dibujar un contrato para ti. Sin tener que decirlo, esto probablemente sea costoso, y para muchos independientes se comerá mucho de los ingresos que recibas. Sin embargo, será más fácil que termines con un contrato fuerte, especialmente si escoges un abogado que se especialice en tu campo. Y si puedes usar este contrato como plantilla para otras tareas por años y años, la inversión habrá valido la pena.

Si estás buscando opciones gratis, existen muchas plantillas disponibles en línea que proporcionan un buen punto de comienzo. Te apuntaré a algunos de ellos en una sección más adelante. La clave aquí es entender que estos son simplemente puntos de comienzo, no el artículo terminado. En muchos casos, no servirá simplemente copiarlos en su entereza; necesitarás adaptarlos a tus circunstancias particulares y asegurarte que estés cubriendo los puntos que sean importantes para ti. Cubriré eso en la próxima sección.

Otra opción es adaptar los contratos que ya has usado para otros clientes. De nuevo, necesitarás hacer algo de trabajo para hacer el contrato relevante al trabajo que estés haciendo para el nuevo cliente, pero los contratos viejos pueden ser un excelente lugar para comenzar. Mientras haces más trabajo de independiente, podrás construir tu propia librería de plantillas para usarlas como sean necesarias.

Si no tienes contratos previos, pregunta por ahí. Encuentra otros independientes que hagan un trabajo similar para ti y pregúntales si pueden compartir los contratos que han usado (omitiendo los detalles sensibles, por supuesto). O chequea una organización profesional en tu campo. Muchos de ellos proporcionan plantillas sugeridas que puedes usar. Por ejemplo, AIGA, la asociación profesional para el diseño, proporciona una forma estándar de acuerdo para los servicios de diseño en su sitio web.

3. Áreas Claves Para Enfocarte

Sea cual sea la aproximación que tomes, necesitarás asegurarte que el contrato cubra ciertos áreas clave. Podrías tener tus propias prioridades basadas en el tipo de trabajo que haces y lo que es importante para ti, pero estas cosas serán importantes para incluir en la mayoría de los contratos de independientes.

Monto del Pago y Términos

Es natural enfocarte en el final: cuánto te están pagando. Pero existen muchos otros detalles que necesitas incluir. ¿Cuándo te pagarán, comenzando por eso? ¿Hay un precio que se pagará por adelantado? ¿Te pagan por completar hitos en un proyecto? Si es así, ¿cómo son definidos? Para todos los pagos, asegúrate de incluir un hito, por ejemplo, dentro de 30 días de haberlo completado, para que los clientes maximicen su propio flujo de dinero a expensas de ti.

Propiedad Intelectual

Esta es crucial, no importa cuál tipo de trabajo hagas. Necesitarás establecer quién es dueño de los derechos de lo que creas para el cliente.

En general, los derechos de autor pertenecen al creador del trabajo, así que tienes dos opciones aquí: sea que transfieras aquellos derechos al cliente, o crees una licencia que permita al cliente que use tu trabajo. Lo estándar puede variar dentro de las industrias, así que investiga un poco para saber lo que es estándar en tu área.

La cosa importante es asegurarte que entiendas cuáles derechos estás dejan ir, y necesitarás usar cualquier elemento del trabajo en el futuro (por ejemplo, como un estudio de caso de tu sitio web), especifica en el contrato que tienes el derecho de hacer eso. También podrías querer especificar que el cliente solo tiene el derecho de usar el trabajo después de que se haya hecho el pago.

Alcance del Proyecto

La claridad alrededor del alcance del proyecto es esencial. Por ejemplo, un contrato que diga que se te deben 1,000$ después de completar el diseño del sitio web no es bueno. ¿Qué estás proporcionando exactamente? ¿Cuáles recursos necesitas del cliente para lograrlo? ¿Cuánto tiempo tienes, y qué pasa si pierdes el hito por retrasos en obtener lo que necesitas del cliente? ¿Cómo está definida la finalización del diseño definido? Necesitarás insertar tanto lenguaje específico aquí como sea posible, para asegurarte que tú y tu cliente sepan lo que está incluido y lo que no, y para evitar el temido "alcance fluido".

Provisiones para la Cancelación

¿Y qué si el cliente tiene un cambio de curso y ya no necesita de tus servicios? ¿Qué tal si tienes una emergencia repentina y no puedes completar tu parte del trato? Los cambios inesperados pueden ocurrir, y un contrato bueno hace provisiones para ellos. Como escritor, muchas veces incluyo una provisión para un "precio de matanza" en mis contratos, para que si se cancelara la tarea justo cuando ya habría estado empezando a hacerlo, recibiré la porción del precio (muchas veces 50%). Si es un acuerdo o retenedor continuo, considera incluir un periodo de nota en ambos lados de la cancelación del trato.

Obligaciones

¿Qué sucede si el trabajo que produzcas crea un problema para tu cliente? Quizás el código que produjiste tenga un error que cause que el cliente pierda datos sensibles. Quizás el logo que diseñaste es muy similar al de otra compañía, y demandarán a tu cliente por una infracción de la marca. Quizás esa declaración provocativa que incluiste en su sitio web haga que los demanden por difamación.

Muchas cosas pueden ir mal, y un contrato de independiente necesita establecer lo que pasa en este caso. La cosa importante aquí es ser justo y apoyar tu trabajo, sin acordar en muchas cosas y abrirte a demandas que terminarán la carrera. Los contratos de prueba que veremos en la próxima sección contienen algún palabreo sugerido.

4. Pruebas de Contrato y Otra Ayuda

Si quieres empezar desde una plantilla, existe mucha ayuda disponible en línea. Solo ten en mente que necesitarás adaptar las plantillas a tus propias circunstancias. Muchos de ellos también son diseñados para usarlos en países particulares, así que podrías necesitar ser palabreado diferente en tu jurisdicción. En cualquier caso, aquí están algunos recursos útiles.

Un buen lugar para empezar es Docracy, una colección de recursos abiertos completamente gratis con todo tipo de documentos legales. Ten en mente que cualquiera puede subir documentos, así que necesitarás aplicar algo de juicio sobre cuáles usas. Existe un set útil de contratos para independientes.

Otra increíble herramienta es el Freelancers Union Contract Creator. Esta vez, en vez de obtener una plantilla, pones todos tus detalles usando el formulario de la web, y al final obtendrás un contrato todo rellenado y listo para usar.

Después trata tu comercio local u organización profesional, ya he mencionado la plantilla AIGA para diseñadores en los Estados Unidos, pero en diferentes industrias y diferentes países, existen muchos otros recursos allá afuera. Para tomar un ejemplo aleatorio, si eres un fotógrafo independiente Suizo, podrías encontrar contratos de prueba en la página web de Svenska Fotografers Forbund. Así que encuentra una buena asociación de cambio en tu área, y chequea su sitio web o llama para preguntar sobre contratos de prueba.

Existen muchos otros recursos de contratos allá afuera, así que si sabes de un buen sitio que no he mencionado, por favor déjanos a mí y a nuestros lectores saberlo dejando un comentario.

5. ¿Y Qué Si El Cliente Ya Ha Preparado un Contrato?

Muchos clientes tendrán un acuerdo ya preparado para que lo firmes. Si ese es el caso, te has ahorrado el trabajo de crear uno por ti mismo, pero igual deberías leerlo cuidadosamente y asegurarte que estés contento con él.

Los clientes muchas veces dirán que un contrato es "estándar", pero en la realidad las palabras siempre pueden ser alteradas si empujas lo suficiente. Es tentador solo firmarlo, especialmente si realmente quieres la tarea, pero ten en mente que si estás en la etapa del contrato, el cliente ya ha decidido que eres la mejor persona para el trabajo, para que también te quieran a ti realmente. No temas empujar más y apoyar tus derechos.

Aplica la metodología de la que hemos hablado para asesorar el contrato que te han ofrecido, y asegúrate que cubra los puntos importantes de una manera que te ponga contento. De nuevo, busca ayuda de la asociación independiente apropiada, o pregunta a otros independientes en tu campo para obtener una segunda opinión sobre si el contrato se ve justo. Y si lo puedes pagar, contrata a un abogado para que lo chequee completamente.

Próximos Pasos

Ahora estás en una posición de crear contratos para tu trabajo de independiente. Sabes lo que hace un contrato y por qué es importante, has visto algunos tipos de contratos de independiente y distintas aproximaciones que puedes tomar para crearlos, y sabes las áreas clave en las que enfocarte. También te he apuntado algunas pruebas de contratos y plantillas que puedes usar como punto de comienzo.

Con cualquier asunto legal, no hay sustituto para contratar a un buen abogado. Pero con lo que has aprendido en este tutorial, y los recursos gratis útiles que están disponibles en línea, podrías al menos crear un contrato que cubra los puntos más importantes, establezca el alcance de tu acuerdo con el cliente, y te proteja contra problemas comunes.

Recursos

Crédito Gráfico: El ícono del contrato diseñado por Michael Wohlwend del Proyecto Noun.

Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.