Advertisement
  1. Business
  2. Risk Analysis

Los Tipos Principales de Riesgos de Negocios

by
Read Time:8 minsLanguages:
This post is part of a series called Managing Risk in Your Business.
How to Measure Risk in Your Business

Spanish (Español) translation by RRGG (you can also view the original English article)

Los negocios se enfrentan a todo tipo de riesgos, algunos de los que pueden causar una seria pérdida de ganancias e incluso la bancarrota. Pero mientras que todas las grandes compañías tienen departamentos extensivos de "gestión de riesgos", los negocios más pequeños tienden a no ver el problema en esa manera tan sistemática.

Así que en este tutorial de cuatro partes, aprenderás lo básico de la gestión de riesgos y cómo puedes aplicarlos a tu negocio.

En este primer tutorial, veremos los tipos principales de riesgos a los que tu negocio podría enfrentarse. Obtendrás un resumen de riesgo estratégico, riesgo de complicidad, riesgo operacional, riesgo financiero, y riesgo reputacional, para que puedas entender lo que significan, y cómo podría afectar tu negocio. Después entraremos en lo específico de identificar y manejar estos riesgos en tutoriales futuros en la serie.

1. Riesgo Estratégico

Todos saben que un negocio exitoso necesita un plan de negocios comprensivo y bien pensado. Pero también es un hecho de la vida que las cosas cambian, y tus mejores planes ya hechos pueden volverse desactualizados muy rápidamente.

Esto es riesgo estratégico. Es el riesgo de que la estrategia de tu compañía se vuelva menos efectiva y que tu compañía luche para alcanzar sus metas como un resultado. Podría ser debido a cambios tecnológicos, un nuevo poderoso competidos entrando al mercado, cambios en la demanda del cliente, picos en los costos de los materiales brutos, o cualquier número de cambios de gran escala.

La historia esta llena de ejemplos de compañías que se enfrentaron al riesgo estratégico. Algunos lograron adaptarse exitosamente; otros no.

Un ejemplo clásico es Kodak, el cual tenía una posición tan dominante en el mercado de la fotografía para filmes que una vez que uno de sus ingenieros inventó una cámara digital en 1975, vieron la innovación como una amenaza a su modelo de negocios núcleo, y no la desarrollaron.

Es fácil decirlo en retrospectiva, por supuesto, pero si Kodak hubiera analizado el riesgo estratégico con más cuidado, habría llegado a la conclusión de que alguien más empezaría a producir cámaras digitales con el tiempo, por lo que era mejor para Kodak canibalizar su propio negocio en vez de que otra empresa lo hiciera.

Fallar en adaptarse a un riesgo estratégico llevó a Kodak a la bancarrota. Ahora emergió de la bancarrota como una compañía mucho más pequeña que se enfoca en soluciones corporativas de imagen, pero si hubiese hecho ese cambio más temprano, podría haber preservado su dominancia.

Enfrentarse a un riesgo estratégico no tiene que ser desastroso, sin embargo. Piensa en Xerox, el cual fue sinónimo con un producto simple y bastante exitoso, la fotocopiadora Xerox. El desarrollo de la impresión a láser fue un riesgo estratégico para la posición de Xerox, pero a diferencia de Kodak, fue capaz de adaptarse a las nuevas tecnologías y cambiar su modelo de negocios. La impresión a láser se convirtió en un negocio de multi billones de dólares para Xerox, y la compañía sobrevivió el riesgo estratégico.

2. Riesgo de Complicidad

¿Estás en complicidad con todas esas reglas y regulaciones necesarias que aplican a tu negocio?

Por supuesto que los estás (¡espero!). Pero las leyes cambian todo el tiempo, y siempre hay un riesgo al que te enfrentarás con regulaciones adicionales en el futuro. Y mientras tu negocio se expande, podrías encontrarte necesitando estar en complicidad con las nuevas reglas que no se te aplicaban antes.

Por ejemplo, digamos que manejar una granja orgánica en California, y vendes tus productos en tiendas de comida alrededor de los Estados Unidos. Las cosas van tan bien que decides expandirte a Europa y vender allí.

Eso está muy bien, pero también estás incurriendo un riesgo significativo de complicidad. Los países europeos tienen sus propias reglas de seguridad para comidas, reglas de etiquetado y muchas más. Y si estableces un subsidiario Europeo para que lo maneje todo, necesitarás estar en complicidad con la contabilidad local y las reglas de impuestos. Encontrarse con todos esos requerimientos reguladores podrían terminar siendo un costo significativo para tu negocio.

Incluso si tu negocio no se expande geográficamente, todavía podrías incurrir un nuevo riesgo de complicidad solo al expandir tu línea de productos. Digamos que tu granja de California comienza a producir vino en adición a la comida. Vender alcohol te abre a una nueva balsa llena de nuevas y potencialmente costosas regulaciones.

Y finalmente, incluso si tu negocio siguiera sin cambiarse, podrías obtener nuevas reglas en cualquier momento. Quizás una nueva regla de protección para nuevos datos requiere que maximices la seguridad de tu sitio web, por ejemplo. O las regulaciones de seguridad para empleados podrían significar que necesitarías invertir en comprar nuevo y seguro equipamiento en tu fábrica. O quizás sin darte cuenta has estado rompiendo la regla y debas pagar una multa. Todas estas cosas involucran costos, y presentan un riesgo de complicidad para tu negocio.

En casos extremos, un riesgo de complicidad también podría afectar el futuro de tu negocio, convirtiéndose también en un riesgo estratégico. Piensa en las compañías de tabaco que se enfrentan a nuevas restricciones de publicidad, por ejemplo, o los servicios de los últimos años de 1990 de la música en línea y su compartimiento que fueron demandados por infringir los derechos de la música y fueron incapaces de mantenerse en el negocio. Estamos rompiendo estos riesgos en diferentes categorías, pero a veces se sobreponen.

3. Riesgo Operacional

Hasta ahora, hemos visto los riesgos que emergen de eventos externos. Pero tu propia compañía también es una fuente de riesgo.

El riesgo operacional se refiere a una falla inesperada en las operaciones del día a día de tu compañía. Podría ser una falla técnica, como una salida de servidos, o podría ser causado por tus personas o procesos.

En algunos casos, el riesgo operacional tiene más de una causa. Por ejemplo, considera el riesgo de que uno de tus empleados escriba el monto incorrecto en el cheque, pagándote 100,000$ en vez de 10,000$ a tu cuenta.

Esa es una falla de "personas", pero también una falla del "proceso". Podría haber sido prevenido al tener un proceso de pago mucho más seguro, por ejemplo tener un segundo miembro del equipo autorizando cada pago grande, o usando un sistema de electrónicos que levantaría banderas rojas sobre los montos inusuales para que se revisaran.

En algunos casos, el riesgo operacional también puede emerger de eventos fuera de tu control, tal como un desastre natural, un apagado de corriente, o un problema con el alojamiento de tu sitio web. Cualquier cosa que interrumpa las operaciones base de tu compañía viene bajo la categoría de riesgo operacional.

Mientras que los eventos en sí podrían parecer un poco pequeños comparados con los grandes riesgos estratégicos de los que hablamos anteriormente, los riesgos operacionales todavía podrían tener un gran impacto en tu compañía. No solo está ahí el costo de arreglar el problema, pero los problemas operacionales también pueden prevenir que las órdenes de los clientes sean enviadas o hacer que sea imposible contactarte, resultando en una pérdida de ingresos y un daño a tu reputación.

4. Riesgo Financiero

Muchas categorías de riesgo tienen un impacto financiero, en términos de costos extra o ingresos perdidos. Pero la categoría de riesgo financiero se refiere especialmente al dinero fluyendo dentro y fuera de tu negocio, y la posibilidad de una pérdida repentina financiera.

Por ejemplo, digamos que una gran proporción de tus ingresos viene de un solo cliente grande, y extiendes 60 días de crédito a ese cliente (para más sobre extender crédito y manejar el flujo de efectivo, ve nuestro tutorial anterior sobre flujo de efectivo).

En ese caso, tienes un riesgo financiero significativo. Si ese cliente es incapaz de pagar, o retrasa el pago por cualquier razón, entonces tu negocio está en grandes problemas.

Tener muchas deudas también incrementa tu riesgo financiero, particularmente si mucho de esta deuda es de a corto plazo y tiene que ser pagada en el futuro próximo. ¿Y qué si los costos de los intereses de repente suben, y en vez de pagar un 8% del préstamo, ahora estarás pagando un 15%? Ese es un costo grande extra para tu negocio, y como tal es contado como un riesgo financiero.

El riesgo financiero es incrementado cuando haces los negocios internacionalmente. Vayamos para atrás al ejemplo de la granja de California vendiendo sus productos en Europa. Cuando hace ventas en Francia o Alemania, sus ingresos vienen en euros, y sus ventas en el Reino Unido en libras. Las tasas de cambios siempre están fluctuando, significando que el monto que la compañía recibe en dólares cambiará. La compañía podría hacer más ventas el próximo mes, por ejemplo, pero recibir menos dinero en dólares. Ese es un riesgo grande financiero a tomar en cuenta.

5. Riesgo Reputacional

Existen muchos diferentes tipos de negocios, pero todos tienen una cosa en común: no importa cuál sea la industria en la que estés, tu reputación lo es todo.

Si tu reputación está dañada, verás una pérdida inmediata de ingresos, ya que los clientes se vuelven tercos al hacer negocios contigo. Pero existen otros efectos, también. Tus empleados podrían ser desmoralizados e incluso decidir irse. Podrías ver que es difícil contratar buenos reemplazos, ya que candidatos potenciales han escuchado sobre tu mala reputación y no quieren unirse a tu firma. Los proveedores podrían empezar a ofrecerte menos términos favorables. Los anunciantes, patrocinadores y otros socios podrían decidir que no quieren estar más asociados contigo.

El riesgo reputacional puede tomar la forma de una gran demanda, una recolección embarazosa del producto, publicidad negativa sobre ti o tu equipo, o críticas de alto perfil de tus productos o servicios. Y estos días, ni siquiera toma de un evento grande causar un daño reputacional; podría ser una muerte lenta por miles de tuits negativos y retroalimentaciones de un producto en línea.

Próximos Pasos

Así que ahora sabes sobre los riesgos principales que tu negocio podría enfrentar. Hemos cubierto los cinco tipos de riesgos de negocios, y hemos dado ejemplos de cómo pueden afectar tu negocio.

Esta es la fundación de la estrategia de gestión de riesgos para tu negocio, pero por supuesto existe mucho más trabajo por hacerse.  El próximo paso es ver más profundamente a cada tipo de riesgo, e identificar cosas específicas que podrían ir mal, y el impacto que pudiesen haber tenido.

No es de mucho uso, por ejemplo, decir, "Nuestro negocio está sujeto al riesgo operacional." Necesitas ser bastante granular, e ir a través de cada aspecto de tus operaciones para obtener cosas específicas que podrían ir mal. Entonces puedes idearte una estrategia para manejar aquellos riesgos.

Cubriremos eso en el resto de los tutoriales, así que mantente conectado para el resto de las series sobre cómo manejar el riesgo en tu negocio. Lo siguiente es un tutorial sobre medir y evaluar diferentes riesgos.

Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.