Advertisement
  1. Business
  2. Careers

Cómo Renunciar (De La Manera Correcta) Cuando Odias Tu Trabajo (Mucho)

by
Read Time:13 minsLanguages:

Spanish (Español) translation by RRGG (you can also view the original English article)

Eran las 8:30 AM. Solo he estado en la oficina por 15 minutos, pero ya estoy angustiado por el trabajo que me toca. Otro día para responder 80 a 100 llamadas sobre el seguro de vida.

Sueños de día frecuentes sobre el fin de semana e ir de fiesta con los colegas me mantuvieron sano. Pero no importa cuan divertido haya sido el fin de semana anterior, siempre me sentí agotado y poco entusiasmado para volver al trabajo el Lunes.

Quizás no tengas experiencia en el servicio de atención al cliente, pero quizás puedas relacionarte con el estrés que sentí en el trabajo. Existen muchos trabajos que pueden sentirse desmoralizadores o agotadores.

Cómo Renunciar a un Trabajo Propiamente y Evitar Decisiones Imprudentes

Como yo, pienso que previamente te has sentido tentado a decirle a tu jefe que renunciarás. Quizás incluso consideraste no ir al siguiente día.

No hay nada de malo en sentirse apático y poco comprometido con el trabajo, mientras no dejes que esos sentimientos afecten tu carrera y finanzas. Después de todo, ¿qué lograrás al renunciar, si estás tan desesperado por dinero y termines en un trabajo peor?

How to quit your job you hate properlyHow to quit your job you hate properlyHow to quit your job you hate properly
¿Listo para renunciar al trabajo que odias? Asegurémonos de hacerlo de la manera correcta. (fuente de la foto)

Si odias tu trabajo ahora mismo, este artículo es para ti. Te mostraré cómo renunciar a tu trabajo propiamente - sin quemar puentes y apilar una gran cantidad de deudas en tarjetas de crédito.

1. Reflexionarlo

No Renuncies A Tu Trabajo Sin Tratar de Hacer Que Funcione

¿Te preguntas qué hacer cuando quieras renunciar a tu trabajo? Tienes que pensar las cosas primero.

Como una relación, no deberías terminar un trabajo antes de hacer tu mejor esfuerzo para que funcione.

Algo de introspección va un largo camino. Pregúntate:

  • ¿Transferirse a un equipo distinto o departamento puede hacerte más feliz?
  • ¿Estarías más cómodo con una agenda distinta?
  • ¿Piensas que tu salario no se conmensura con tu carga de trabajo o contribuciones a la compañía?
  • ¿Tienes algún desacuerdo con tu jefe o compañeros de trabajo?

Una vez que encuentres lo que te haga infeliz, cita una reunión con tu jefe para discutir los problemas. Trata de no ser acusatorio cuando los trates en la conversación, incluso si el problema está con tu jefe. Y si puedes, idea dos posibles soluciones para que tu jefe no sienta que solo te estás quejando.

La complacencia de tu jefe de hacer que las cosas funcionen es un buen indicio de que eres un empleado de valor, y hay esperanza para tu situación dentro de la compañía.

Consejo de Pros: No le digas a tu jefe sobre tus planes de renunciar. Hacer esto es poner la renuncia en su cabeza, y probablemente resultará en quemar puntes y una terminación inesperada.

Escribe una Lista de los Cons y Pros de Tu Trabajo

¿Pero qué hay si la raíz del problema es algo que va más allá de tu control o del de tu jefe?

Ahora es el momento de considerar otras opciones de empleo.

La primera cosa a hacer cuando odias tu trabajo, y no hay manera de arreglarlo es encontrar exactamente lo que no te gusta de él. Sé específico porque cada pedazo de información sirve como pista para encontrar una carrera que ames - o al menos que no odies tanto.

Crea una lista de cons y pros detallando cada aspecto de tu trabajo, tal como:

  • Agenda
  • Apoyo de Gestión
  • El estilo de liderazgo de tu jefe: micro gestionar o un estilo de manos fuera de liderazgo.
  • Salario
  • Avance de carrera y oportunidades de aprendizaje.
  • Beneficios del empleado: 401K, salud, cuidado de niños, gimnasio, etc.
  • Las personas que te molestan o hacen tu trabajo más difícil
  • Tareas que amas
  • Tareas que encuentras aburridas
  • Tareas donde te pagan menos o van mas allá de tu descripción de trabajo
  • Burocracia de la empresa que no te gusta
  • Comentarios sobre tus compañeros de trabajo

Nada es demasiado pequeño para ser incluido en esta lista, porque esto depende de tu situación individual en el trabajo. Una persona podría encontrar que las tareas administrativas son un descanso del trabajo con exceso de sobrecarga cerebral, mientras que otros empleados ni siquiera podrían tener suficiente trabajo analítico y quejarse de las tareas "muy fáciles" y repetitivas en su plato.

Deja que los ítems en tu lista pro sirvan como una publicación de guía en encontrar un trabajo ideal que se ajuste bien a ti, mientras evitas trabajos con ítems en la lista negativa.

Conoce Tus Pérdidas y Planéalas

Tu presupuesto y ahorros tomarán un golpe al momento que renuncies.

Cuan temprano puedas conseguir un trabajo depende de tu industria, demanda del mercado para tus habilidades, y salario deseado. Ten en mente:

Restricciones de Dinero

Si no tienes ahorros y estás forzado a usar tu tarjeta de crédito, pronto te sentirás ansioso y empezarás a extrañar el pago que venía con tu antiguo trabajo. En otra mano, tener una cuenta de ahorros grande te compra tiempo para buscar un trabajo que te guste, sin preocuparte sobre tu renta, compras y dinero de la gasolina.

En ambos casos, tener un presupuesto mensual te mostrará cuánto tiempo durará tu dinero. ¿Estás preocupado de que los fondos no alcancen hasta que encuentres otro trabajo? Limita los gastos innecesarios, tales como comprar o comer afuera de casa, o encuentra un trabajo de tiempo medio o un trabajo de lado.

No cuentes con los beneficios del desempleo. Muchos estados no proporcionan beneficios de desempleo si renuncias a un trabajo por decisión propia.

Salud y 401k

Pregúntale al HR de tu empleado cuánto tiempo tu cobertura de salud y dental funcionará después de una fecha de renuncia efectiva. Podrías ser elegible para obtener un plan de salud continuado a través del Consolidated Omnibus Budget Reconciliation Act (COBRA), pero si es muy costoso puedes obtener una cobertura privada o individual.

Pregunta sobre tu 401k o tus planes de retiro de la compañía también. Podrías tener la opción de obtener una parte de efectivo de esto, si piensas que tus fondos no durarán hasta que encuentres otro trabajo.

2. Preparándote para Saltar al Barco

No Aflojes

Trabajar duro cuando odias tu trabajo es fuerte. Es incluso más fuerte si tienes que hacer eso mientras buscas tu próximo empleado, pero solo toléralo. No tomes ausencias innecesarias y no aflojes en tus proyectos actuales. Podrías ser reprendido o despedido antes de que estés listo para partir.

Es mejor manejar esta situación profesionalmente. Incluso si puedes seguir con un trabajo a medias y las tardanzas, te arrepentirás una vez que un empleador potencial conduzca una búsqueda de ti.

Envía aplicaciones de trabajo y programa entrevistar después de horas de oficina. Dile a los reclutadores que necesitarás trabajar con ellos para mantener las cosas bajo sellos. Lo entenderán. Si no tienes opción, usa créditos disponibles para entrevistas cuando tu agenda no sea compatible con la disponibilidad del entrevistador.

También es un buen lugar para ir más lento. No pongas en la agenda muchas entrevistas en la misma semana, o cuando te estás apurando para entregar un proyecto a tiempo en tu trabajo actual.

Ventila Tus Frustraciones en una Multitud de Confianza

¿Quieres saber cómo manejar con lo de odiar tu trabajo? Comparte tus problemas a las personas cercanas a ti. Sé selectivo sin embargo.

No le digas a tus compañeros de cubículo sobre tus quejas con tu jefe o trabajo. Podrían ser de confianza, pero nunca saber quién más está escuchando tu conversación.

También es poco inteligente decirlo en las redes sociales. Las publicaciones de Twitter son rastreables en línea y casi todas las personas pueden ver tus publicaciones de Twitter. Puedes editar los ajustes de publicidad de tus publicaciones en Facebook. Pero esto no puede garantizar los amigos mutuos que tengas con tu jefe y compañeros de trabajo no vean tus publicaciones, y las chismeen.

Esto no significa que no puedas ventilar, solo escoge tu audiencia cuidadosamente. Comparte tus sentimientos con amigos que no sean de la oficina con una taza de café, o háblale a tus compañeros de trabajo que ya se han ido de la compañía por los mimos problemas que tú estás teniendo. Mientras que quejarte no arreglará nada, es una buena forma de ventilar las frustraciones. Te sentirás mejor después.

Actualiza Tu LinkedIn

Actualiza tu cuenta de LinkedIn, mientras todavía estás empleado y los detalles de tus logros, habilidades, y proyectos actuales que estén frescos en tu memoria. Estar activo en LinkedIn es un signo de un empleado con conocimientos en tecnología, así que no todos asumirán que estás buscando trabajo si ven las actualizaciones del perfil.

Si quieres evitar las preguntas, LinkedIn tiene una característica que permite que actualices tu perfil sin alertar a tu red social después. Solo las personas que actualmente visitaron tu perfil antes y después de la actualización sabrán que has hecho cambios.

Una vez que tu perfil esté completo, únete a los grupos relacionados a tu trabajo actual y futuro y empieza a conectar con los reclutadores trabajando en tu industria.

Consejo de Pros: Escribe recomendaciones para tus compañeros de trabajo, clientes, subordinados, y cualquier con el que hayas trabajado como un resultado de tu trabajo. Las personas aman obtener buenas recomendaciones, y son más capaces de dar una de vuelta incluso si no la pides. Esta es una manera de maximizar tu perfil sin revelar tu intención de renunciar.

Ahorra Todo Lo Que Necesites para la Búsqueda del Trabajo

Envía información de no propiedad sobre el trabajo a tu email personal. Esto incluye documentos que pueden ser incluidos en tu portafolio, certificados de las sesiones de entrenamiento, los premios ganados, e información sobre proyectos previos que puedan ser incluidos en tu currículo. Lo mismo va para las tarjetas de negocios, direcciones de email, email personal e información de contacto de tus compañeros de trabajo y tu jefe, en caso de que necesites información sobre un proyecto en el cual hayas trabajado.

Algunas compañías son estrictas sobre permitir que los empleados que han renunciado vuelvan a la oficina, así que recoge todo lo que necesites, junto a tus efectos personales en tu último día. Considera todo lo que dejes atrás inaccesible en el momento que dejes la oficina.

Prepara Tu Currículo y Carta de Aplicación

Usa la información que has recopilado en el paso previo para actualizar tu resumen. Si el tuyo solo tiene dos páginas, elimina los detalles viejos del empleo y las habilidades innecesarias (ejemplo. MS Word) para hacer lugar para tus logros de carrera más recientes.

¿No estás seguro de qué más eliminar de tu currículo? Chequea mi guía sobre Cómo Hacer Tu Currículo del Tamaño Perfecto

Una actualización rápida no será suficiente si estás buscando un salario más grande, una promoción, o una transición de carrera. Eso llama a un mejor cuidado en escribir tu currículo. ¿Por qué?

Para un reclutador o un gerente de HR que te de lo que quieres, primero debes probar que lo mereces, y el primer paso para lograr eso es escribir un currículo que te ponga con un alto valor y como un candidato en demanda.

Estas guías de currículo te ayudarán:

También, usa un diseño de currículo profesional. Busca nuestras mejores plantillas de currículos para encontrar un gran diseño:

Empieza Tu Búsqueda de Trabajo

Empieza tu búsqueda de trabajo discretamente, y no lo publiques que estás buscando trabajo en LinkedIn. En vez de esto, chequea foros de trabajos de nichos y generales, y envía mensajes privados a reclutadores con los que has trabajado en el pasado por LinkedIn. También puedes buscar apoyo en tu oficina de carrera del alma mater para ver cuál tipo de oportunidades tienen disponibles.

Para evitar un agotamiento y mantenerte en camino, sigue un plan de búsqueda de 30 días descrito aquí:

Busca calidad, no cantidad en tus aplicaciones de trabajo. Tendrás una mejor oportunidad de obtener una entrevista con un currículo personalizado y una carta de presentación personalizada.

Entrevista Como un Profesional

Las respuestas de mango se sienten más naturales pero el estilo libre te hace vulnerable a los errores, momentos embarazosos, o peor - un silencio incómodo.

No quieres que el reclutador piense que no estás cómodo explicando tu trabajo, ¿cierto? Porque esa es la impresión que creas cuando hablas mucho y te olvidas de lo que decir.

Evita todo esto con búsqueda y práctica. Busca preguntas típicas de entrevista para tu trabajo meta y después escribe tus respuestas a ellas.

No tienes que recitar las respuestas en la entrevista actual. Solo léelas unas cuantas veces un día antes y una hora antes de la entrevista, para que puedas fácilmente recordar puntos vitales en caso de que te atasques.

Una entrevista es una calle de dos vías, así que los entrevistadores esperan buenos aplicantes para tener unas cuantas preguntas de su parte. Abajo hay una guía sobre hacer preguntas perspicaces durante y después de la entrevista.

3. Después de Asegurar un Nuevo Trabajo

Mantenlo Profesional

Sean cual sean tus razones para renunciar, mantenlo profesional. No humilles a tu jefe, o lo hagas vergonzoso para tus compañeros de trabajo. Irte con un destello de gloria no es la mejor manera de renunciar a un trabajo, no importa cuán macho se vea.

Cómo Renunciar a un Trabajo Adecuadamente en 4 Pasos:

  1. Escribe una carta de renuncia profesional agradeciéndole a tu jefe por todo lo que has aprendido mientras han trabajado juntos. Mantén las quejas y lástimas para ti mismo.
  2. Entrega tu renuncia a tu jefe o a su asistente. También puedes enviarlo por email, pero darlo en persona es mejor.
  3. Tu jefe probablemente te hablará después de leer la carta. Dependiendo de tus habilidades y la dificultad de llenar tu posición, se te pedirá que reconsideres tu decisión o se te permita moverte después de entregar la noticia requerida en el contrato.
  4. Pide una carta de recomendación.

Hagas lo que hagas, no le digas a tu jefe sobre tu nuevo trabajo. Mientras asumo que muchos supervisores quieres lo mejor para sus empleados, esto nunca fue el caso. Así que no le dejes nada al chance.

Algunas compañías conducen entrevistas de salida para descubrir tendencias en el desgaste de los empleados. Esto es normalmente conducido por HR o una compañía terciaria, para que puedas divulgar tus razones para renunciar. Pero no seas muy crítico, como partes de esta entrevista podrían ser compartidas a tu jefe como parte de los esfuerzos de mejora de la compañía.

Da las Dos Semanas Requeridas de Noticia (O Más)

Entrega la noticia al tiempo requerido indicado en tu contrato de trabajo. Es normalmente dos semanas, pero he escuchado de compañías que requieren hasta un mes de noticia.

Usa este tiempo para ayudar a tu supervisor a encontrar y entrenar a tu reemplazo. Envuelve proyectos pendientes si es posible, crea un manual o entrega un documento para hacer la vida de tu reemplazo más fácil.

Consejo de Pro: No te sientas presionado a quedarte si tu supervisor te pide que trabajes más del tiempo requerido. No estás obligado a quedarte después de que hayas dado la noticia, y no deberías poner en peligro tu próximo trabajo para ayudar a tu jefe antiguo.

Resiste la Contra Oferta

He visto esto múltiples veces: un empleado renuncia pero se le disuade de renunciar debido a una contra oferta.

Nunca termina bien.

¿Por qué?

La gerencia pensará de ti como un riesgo de vuelo que no es leal a la compañía. También dudarán de tus metas de carrera, porque un salario incrementado fue suficiente para que volvieses. Encima de todo eso, la gerencia tiene expectativas más altas porque ahora se les paga más que tus compañeros. Al menos que tu desempeño rompa tu récord previo, la gerencia pensará que el salario añadido que ofrecieron no está dando las devoluciones que esperan.

Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.